diseño -->Prometheos.es.tl

   
  dharmasutra
  DEUDA CON EL MUNDO
 
Búsqueda personalizada

Nuestro compromiso con el mundo

 

Por: DHARMASUTRA

Cada una de nuestras acciones tiene un impacto en nuestro planeta: la ducha que tomamos en la mañana, la comida que consumimos para subsistir, los artículos que compramos sin pensar qué materiales o procesos estuvieron detrás de su producción.

La huella ecológica es una herramienta que nos permite medir todos esos impactos. Mide la cantidad de terrenos bioproductivos (en hectáreas) necesaria para darnos los recursos que usamos y para guardar los residuos que generamos. Estos terrenos vendrían a ser todos los bosques, terrenos cultivables, pastos y mares que proveen a la humanidad con recursos aprovechables. El área obtenida luego se compara con la biocapacidad que tiene cada región, país o el mundo entero para darnos estos recursos y guardar nuestros residuos. Si la huella supera esta oferta de terreno disponible, empiezan los problemas.

NUESTRA DEUDA ECOLÓGICA
El hecho de consumir más de lo que en verdad tiene para ofrecer la Tierra no significa que hayamos agotado el cien por ciento de nuestros recursos, lo que estamos haciendo es entrar en una deuda ecológica con las generaciones futuras. Es decir, con nuestras acciones de hoy estamos quitándoles a nuestros hijos y nietos el derecho a los recursos de los que hoy nosotros disfrutamos.

La pisada de todos no es igual. Dependiendo de nuestros patrones de consumo tendremos una huella más o menos profunda que otros, y puede que a muchos nos sorprenda que los que tienen los impactos más grandes no son los más pobres, los que no tienen educación y no están al tanto de la corriente ambientalista, sino que son justamente los que viven en países desarrollados y tienen acceso a información pertinente. Por ejemplo, los peruanos tenemos una huella promedio de 1.6 hectáreas per cápita, mientras que la de un norteamericano es de un exorbitante 9.2 hectáreas per cápita. Pero eso no necesariamente es una buena noticia, pues la huella de un peruano promedio incluye a todos esos compatriotas que viven bajo la línea de pobreza y, por lo tanto, tienen una huella bajísima. Les sorprenderá saber que la huella de un peruano de estrato socioeconómico A o B no es muy distinta a la de un norteamericano.

PERÚ PRIVILEGIADO
El Perú actualmente se encuentra en una posición privilegiada. Si bien su huella es superior a la de muchos países, pertenecemos a la liga de países acreedores. Esto significa que como país disponemos de mayor capacidad ecológica (4.2 hectáreas por persona) de la que consumimos. Solo el 20% de los países del mundo es acreedor mientras que el restante 80% es deudor (Estados Unidos consume 85% más de lo que tiene) y depende de los recursos naturales excedentes del resto. Si como país entendemos la importancia de tener activos ecológicos en un mundo donde los recursos cada vez escasean más, veremos que nos conviene asegurarlos y preservarlos, no solo por nuestro bien, sino por el del mundo entero.

Es hora de darnos cuenta de que no todos pueden ni deben adoptar la manera occidental del desarrollo basada en un consumo vertiginoso. Si todos nos convirtiésemos en importadores netos de bienes y servicios naturales, la Tierra nos quedaría chica. Dado que cada vez consumimos más y no regeneramos los recursos ni a la velocidad ni en cantidades necesarias, si no tomamos conciencia, inevitablemente terminaremos por extinguir la vida como la conocemos, pues la Tierra nos pasará la factura.

Hasta ahora ya hicimos daños irreparables; pero seguimos a tiempo de lograr una coexistencia que garantice tanto el bienestar futuro del ecosistema como el actual.

 
  Hoy habia 2 visitantes (47 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=