diseño -->Prometheos.es.tl

   
  dharmasutra
  CAMBIAR DE HABITOS I I
 
Búsqueda personalizada
De repente ciertas circunstancias hacen que uno se sienta movido profundamente a la reflexión, analizar que es lo que esta pasando con nuestra vida, somos parte de una cultura que sobre valora el intelecto, la tecnología y el reconocimiento de los demás… esto… nos vuelve de alguna manera, seres egocéntricos, superficiales y ambiciosos, queremos saber más… porque queremos presumir que los sabemos, más no porque queramos emplear realmente ese conocimiento en pro de una vida más amable y armoniosa, queremos tener más… porque nuestra vanidad nos tiene  bien sometidos, queremos poder… porque no podemos con lo que somos, queremos ser superiores y nunca terminamos de conseguirlo… porque no conocemos el equilibrio; vivimos insatisfechos, ansiosos y angustiados… creemos que esa posición que consigamos, será la que nos ayude a resolver todos nuestros problemas, y ciertamente la tecnología, el intelecto y el poder, pueden utilizarse para fines muy positivos… cuando se emplean con sabiduría y equilibrio; de lo contrario tenemos una puerta frente al abismo.
 
Justamente los seres humanos tenemos la capacidad de elegir… elegimos como tomar las cosas y como actuamos frente a ellas, tenemos ese poder… y ese poder es el que nos hace seres extraordinarios o peligrosos, la diferencia la marca el amor… el amor que hayamos aprendido a sentir por nuestra persona, por los que nos rodean… ¡por la vida! …el amor es la piedra sobre la cual se basa el equilibrio y la sanación, el amor es nuestra verdadera naturaleza y nuestra salvación.
 
Si las cosas nos están lastimando, si nos estamos frustrando constantemente, si no están saliendo como quisiéramos… deberíamos alimentar más nuestra vida espiritual, dediquemos más tiempo a estar en silencio, a desprendernos del orgullo, del ego, de la culpa, de la vanidad, de la ambición… el silencio mientras uno respira profundo, nos hace regresar a nuestra verdadera naturaleza y contactar con nuestra sabiduría más elevada… más profunda.
 
La respiración profunda me serena, me regresa al centro… me regresa a un estado natural de tranquilidad y de alegría… que es un estado en el que realmente nacemos, la felicidad no es externa… ¡es interna!, por lo tanto no depende de lo que tenemos, sino de lo que somos, la felicidad es un tesoro que vive en nuestro interior, dejemos de buscar gurús, en vez de eso… busquémonos a nosotros mismos, necesitamos desarrollar el hábito de ir más seguido hacia nuestra sabiduría interna.
 
La pregunta de la semana dice: “¿Qué hábitos tienes… que reconoces que debes cambiar?”. Isha Putra
 
  Hoy habia 2 visitantes (36 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=